Salamanca

Salamanca

A veces es difícil, cuando algo ha sido fotografiado hasta la saciedad, hacer una foto que tenga un punto diferente. No sé cuántas fotos habré visto, en mi vida, de las catedrales de Salamanca. Pero aun así, no puedo resistirme a hacer las mías; no deja de ser mi “pueblo”, donde nací, donde están mis raíces. En esta ocasión, la vegetación del primer plano, y el contraste de colores entre ésta y el cielo (forzada adicionalmente en el procesado) me hicieron el juego, y le dieron ese toque ligeramente distinto.