Fotografía e internet: la presentación

El pasado viernes, junto con la Asociación En-Cuadra a la que pertenezco, organizamos una conferencia titulada “Fotografía e internet” en la que yo “actuaba” como ponente. Éste es el documento que usé para la presentación, con los enlaces a los distintos sitios que iba mencionando.

La idea era plantear, sobre todo pensando en personas aficionadas a la fotografía pero no usuarias intensivas de la red, el amplio abanico de posibilidades que nos ofrece internet para aprender y disfrutar más de la afición fotográfica. La pregunta de partida era: ¿cómo sería nuestra experiencia como fotógrafos (aficionados o profesionales, que a ambos afecta) si no existiese internet? ¿de qué maneras podemos aprovecharnos de internet para mejorar nuestra experiencia como fotógrafos?

A partir de ahí, articulaba cuatro aspectos que considero relevantes:

  • Aprendizaje: la red pone en nuestras pantallas prácticamente todo lo que podamos soñar relacionado con la fotografía. Manuales, tutoriales, publicaciones periódicas, cualquier libro editado en el mundo, el trabajo de grandes fotógrafos en los que fijarnos, experiencias contadas de primera mano por fotógrafos de todo tipo y condición, conferencias y cursos en video, foros donde la interacción con otros usuarios es lo fundamental para obtener respuestas… sea lo que sea lo que necesitemos es todo cuestión de encontrarlo, porque estar seguro que está.
  • Material: desde las especificaciones completas de cualquier tipo de equipamiento, análisis independientes con tanta profundidad como podamos necesitar, experiencias reales contadas de primera mano por los usuarios… a comparadores de precios y posibilidades de adquirir material de primera o segunda mano procedente de cualquier lugar del mundo.
  • Compartir: enseñar nuestro trabajo a todo el mundo con apenas un par de clicks, usando redes sociales, blogs, portfolios… y permitir que nuestras fotos tengan un recorrido muchas veces inimaginable.
  • Sacar partido: nuestras fotos son algo más que meras imágenes, e internet nos permite sacarles partido bien para modificarlas creativamente, para elaborar con ellas todo tipo de productos… o incluso para intentar obtener beneficios económicos con su venta.

En definitiva, como decía durante la presentación, desde que yo empecé con mi afición con la fotografía no sé si he llegado muy lejos; de lo que estoy seguro es que he avanzado mucho más deprisa, y he disfrutado mucho más, gracias a la existencia de internet.