Fotos de lugares solitarios

El banco de la marisma

“Mira que te gustan las fotos así, solitarias”. Me lo dijo mi mujer mientras le enseñaba (de vez en cuando me deja que le dé la brasa con mis fotos, incluso hace como que le interesan… es un amor :D) las últimas fotos “artísticas” que había sacado durante el verano. “¿Solitarias?”, me pregunté… Pero sí, es verdad, nunca me había fijado pero parece que tengo cierta tendencia a hacer este tipo de composiciones “solitarias”, frías, como sin vida.

¿Por qué? No lo sé. Supongo que es lo que algunas escenas me sugieren. Una cierta frialdad, la melancolía de los espacios inhabitados. A lo mejor son los días nublados, que me sugieren más ese estado de ánimo. Nunca me había parado a pensarlo, para la próxima estaré más atento.

Aunque igual es simplemente que es más fácil hacer una foto a una escena “inerte” que integrar en ella a las personas. Una persona puede darle la vida a una escena, pero también “estropearla” con mucha facilidad si no consigues dar con la postura, el gesto… que la escena requiere. Así que, al fin y al cabo, igual es mera comodidad :)