Fotos en la cartera

Nunca he llevado cartera. Siempre me ha parecido un chisme que abultaba mucho, y yo siempre procuro ir con lo mínimo imprescindible en los bolsillos. Así que nunca “disfruté” de esa bonita costumbre de llevar unas fotos de tus seres queridos siempre a mano. Costumbre que, por otra parte, nunca entendí desde fuera. ¿Era algo sentimental, para “sentirte cerca” de los tuyos (aun cuando los vieras a diario? ¿O mera utilidad, para enseñarles cuando se presentara la ocasión?

El hecho es que gracias a los móviles y sus cada vez mejores prestaciones en términos de visualizadores de imágenes, las fotos han migrado desde la tradicional cartera al smartphone. Pero… ¿qué fotos?

Precisamente hoy he dedicado un rato a actualizar y ordenar un poco las fotos que llevo de “cartera” en el móvil. Son un puñado de fotos representativas: padres, hijos, mujer… ¿Que por qué las llevo? Pues no lo sé. Supongo que me gusta mirarlas de vez en cuando. Y enseñarlas también. Cualquiera de los dos motivos puede resultar un poco “pueril”, no sé, pero el hecho es que me gusta tenerlas ahí. Y ya que te pones, no está de más tenerlas mínimamente actualizadas y ordenadas.

Lo bueno de “dedicarse” a la fotografía (como hobby, ya sabéis) es que frente a las tradicionales “fotos de carnet” o “fotos de fotomatón”, puedes llevar algunas fotos más bonitas. No en vano te dedicas a hacer cientos de fotos al cabo del año… ¡alguna saldrá digna de ir a la colección de “selectas”! Así, de paso que presumes de lo guapos que están tus niños, presumes también de “y estas fotos las he hecho yo”. Sí, lo sé. Esto sí es pueril.