Del móvil a la pared: cuadros hechos con fotos de Instagram

Este verano estuvimos unos días de turismo por Londres. Dudé si llevarme la cámara de fotos, pero al final decidí que no. Ya he hablado en otras ocasiones del dilema que se me plantea siempre cuando viajo. Como dice el chiste, “¿venimos a por rolex o a por setas?”. Total, que se trataba de hacer turismo, de pasar unos días en pareja, de empaparse de la ciudad… y la cámara hubiese supuesto un engorro y una distracción.

Sin embargo, eso no quiere decir que no hiciese fotos, gracias a ese amigo ubicuo que es el móvil. “Bah, pero es que las fotos de móvil…”. Bueno, todo depende de para qué las quieras. Para compartir momentos en Instagram vale, para guardar recuerdos vale, y para colgar un cuadro… sí, también vale. Ya hay negocios que han visto un filón en esto de explotar las fotos de Instagram, y ofrecen la posibilidad de hacer postales, láminas, etc… a partir de ellas. Yo estuve curioseando, incluso estuve a punto de pedir directamente uno de esos productos… pero luego pensé: “¿Y si me las hago yo, y así controlo más el resultado?”.

Dicho y hecho. Me hice una plantilla en Photoshop para crear una lámina (tamaño 30×40) con 12 fotos cuadradas (al estilo Instagram), con los márgenes bien calculados, con guías para facilitar la colocación de cada imagen en el sitio justo, incluso un pequeño fondo/marco individual para cada una de las fotos que le diese más cohesión al conjunto. Seleccioné las 12 fotos que iban a protagonizar la imagen (qué difícil resulta siempre hacer una selección), las coloqué como mejor me pareció… y listo. Luego todo fue cuestión de llevarlas a imprimir, comprar unos marcos en Ikea (en este caso de 40×50, con passepartout), y a la pared.

El resultado es francamente chulo. Para una composición de este tipo, la calidad de las fotos del móvil/instagram es más que suficiente. Con ellas he creado un recuerdo personalizado (porque son mis fotos, porque reflejan mi viaje) que, estéticamente, no tiene mucho que envidiar (y aquí me tiro el moco, pero francamente creo que es verdad) a los prefabricados que podría haber comprado.

Una nueva satisfacción que me da la fotografía. E insisto, con el móvil: está al alcance de cualquiera.

PD.- Por si alguien quiere utilizarla, he subido la plantilla de Photoshop.