Retrato de caballo

Retrato de caballo

Este simpático y “mosqueado” equino estaba atado a un árbol de la zona recreativa de El Vivero (en Vizcaya). Me acerqué lo suficiente como para hacerle un retrato. Luego lo enmarqué… ¡y ríete tú de las 3D en el cine! Que parece que se salga del cuadro, oye…

Nada, un poco de “mamoneo” con el Photoshop. En esta ocasión era cuestión de ejercitar, con este trabajo, una técnica que, quién sabe, igual otro día aplicas para algo más útil. Se trata simplemente de hacer dos capas-copia del sujeto (en este caso del caballo) y ponerle entre medias una capa con un marco (en este caso, literal). Y luego, añadiendo una máscara de capa a la capa superior, eliminar lo que sobra (con paciencia para que el resultado sea lo más natural posible) para dar esa apariencia de que “se sale” del marco.

Texturas de una hoja a contraluz

Radiografía de una hoja

Ahí estaba. La vi cuando el sol del atardecer caía prácticamente horizontal, e impactaba en la gran hoja de esta planta. A contraluz, la hoja revelaba en su envés toda su textura, sus nervios… su cara oculta que sólo aparece cuando se la mira en unas condiciones muy concretas, desde atrás y con fuerte iluminación desde el otro lado.

Últimamente me interesa bastante la “iluminación natural”, o cómo conseguir sacarle partido a la luz que no podemos controlar. Y ésta es una de las posibles técnicas. Un libro interesante al respecto es el de Don Marr, titulado “Available Light

Spidey, el vigilante

Aquí está, el hombre araña de cartulina, vigilando desde las azoteas de la gran (ehem) ciudad a la espera de que su sentido arácnido le ponga en alerta de un nuevo peligro…

Se trata de una nueva participación en los retos foteros, en este caso el #retorecortable (podéis ver el resto de participantes aquí) que consistía en elegir un personaje de CubeCraft y fotografiarlo. Así, el reto fotográfico mutaba en un reto cuádruple. El primero, elegir quién iba a ser el personaje ¡Y había muchas opciones! El segundo, muy vinculado con el primero, elegir una escena a recrear. El tercero (nada desdeñable conociendo mis “habilidades” con las manos) montar el muñequito: ahí me tenéis, a mi edad, con cartulina y tijeras. Y ya el cuarto hacer la foto…

Estuve dudando qué personaje escoger… y al final me decanté por Spiderman. Para la escena, quise inspirarme en alguno de los carteles de sus películas (rollo azoteas, atardecer, tonos extra-cálidos…). Y ahí me véis en la terraza de casa, jugando con el muñequito. Cualquiera que me viera… En fin, que Spidey y yo pasamos un rato divertido hasta que, en un golpe de infortunio (y de viento, en realidad) mientras él posaba para un nuevo encuadre… se precipitó a la calle. Aunque me asomé rápido a ver dónde estaba, no fui capaz de encontrarlo. ¿Se caería bajo un coche? ¿Se colaría por el balcón del algún vecino? ¿Lo recogería alguien? ¿O en un alarde de reflejos desplegó sus redes y salió surcando los cielos arandinos? Quién sabe…

En cuanto a los detalles fotográficos, la toma está realizada a partir de un HDR (bastante suave) de 4 tomas con distinta exposición, que me permitiesen tener detalle razonable tanto del protagonista como de los últimos rayos de sol por encima de los tejados. A partir de ahí, jugar un poquito con el contraste y la saturación, “limpiar” el fondo (que tenía bastante ruido), y darle unos toques (con una capa fusionada en modo “Screen” y una máscara de capa) al traje de Spidey (para darle un poco más de volumen aparente). Por último, eforzar el blanco de los ojos (que quedaban un poco apagados) y, como guinda del pastel, añadirle un reflejo a los propios ojos.

En fin, que me gusta el resultado :) ¡Espero que Spidey siga vigilante por nuestros tejados!

Hago fotos ¿Soy fotógrafo? ¿Soy artista?

Que “hago fotos” es un hecho objetivo, indiscutible. Serán técnicamente mejores o peores, más estéticas o menos. Pero hago fotos. ¿Eso me convierte en fotógrafo? Según la RAE, sí y no. En la primera acepción, “persona que hace fotografías”… pues sí. En la segunda, “persona que tiene por oficio hacer fotografías”… pues no. Sin embargo, por encima de lo que diga el diccionario, a mí todavía me cuesta pensar en mí mismo en términos de “fotógrafo”, aunque sea aficionado. Casi me siento más cómodo con la idea de “aficionado a la fotografía que hace fotos”… aunque bueno, “fotógrafo aficionado” puede valer.

Pero, desde luego, lo que no me considero (y dudo que nunca vaya a hacerlo) es “artista”. No entiendo el concepto de “artista”, porque presupone que lo que haces es arte… y creo que, además de lo complicado que para mí resulta definir “qué es arte”, uno tiene que ser un poco prudente consigo mismo a la hora de autoetiquetarse.

Volviendo al inicio, yo hago fotos. Procuro mejorar en mis conocimientos técnicos, procuro mejorar el resultado estético… y puede que incluso a veces me plantée “transmitir” algo con mis fotos o que, sin planteármelo, a alguien le digan algo. Pero al final la realidad tangible es que, simplemente, hago fotos.

PD.- Me apuntan en comentarios que quizás yo esté siendo demasiado “tiquismiquis” con la definición de “arte”. Que, volviendo a la RAE, puede ser cualquier “manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.” No sé. Será que soy pudoroso.

Exposición y charla de fotografía

Una de las alegrías que me ha dado la afición fotográfica es la posibilidad de “impartir” un taller en Aranda, en concreto para la Asociación Cultural de Educación Permanente de Adultos . De hecho el año pasado ya monté un curso de Photoshop, y para este año decidimos abrir el abanico y hablar (incluyendo también retoque) de “Iniciación a la fotografía”. El caso es que, de “bonus”, los alumnos del taller y yo hemos podido participar en la exposición que anualmente organiza la Asociación en la Casa de Cultura (tradicionalmente con los trabajos del taller de pintura; este año nos han hecho hueco).

Y, de “bonus doble”, me ofrecieron la oportunidad de dar una charla… así que el pasado miércoles me fui para el auditorio, a hablar sobre “Fotografía: recuerdos, estética y mensaje“. Creo que salió bastante bien, al menos creo que conseguí contar lo que pretendía: que si bien la fotografía es algo que todos hacemos en mayor o menor medida (vinculado a la obtención de recuerdos: de personas, de situaciones, de lugares…), la mayoría de la gente no va más allá, cuando es un camino de lo más interesante. Primero tratando de mejorar el resultado estético, a través del desarrollo de la técnica, y luego poniendo esa estética al servicio de algo más, la transmisión de un mensaje y el establecimiento de una conexión con quien ve nuestras fotos.

En fin, un rato agradable. ¡Incluso me entrevistaron para la tele local!

Ahí queda la pieza-crónica que elaboraron sobre la charla (bueno, en realidad sobre las preguntas que me hicieron antes de empezar… porque a la charla no se quedaron).

Mi foto para el #retoarbol

Ésta es mi contribución para el nuevo reto fotero, que tenía de protagonista a un árbol… Se me ocurrieron muchas ideas, pero entre pitos y flautas se me ha echado el tiempo encima y he tenido que recurrir a última hora a una solución de urgencia… pero un árbol es, ¿no?

Organizadores (Familia Fotera)

Participantes (por orden de Inscripción)

  1. Gema Sanchez Najera La mirada de Gema
  2. Maricha Martinez Sosa De mi cabeza a tus Ojos
  3. Axel Montero Flickr: Axl Montero’s Photostream
  4. Karolina Ostrowska Libro Genica
  5. Mònica Vidal Fill The Frame
  6. Gonzalo Iza Una foto por día
  7. Antonio J.García Vivencias de un Pirata
  8. Jose Manuel Boza Cosas que llaman mi atención
  9. Mauricio Miralles No solo de fotos
  10. Jaume Vega F de Foto
  11. Manolo Pérez 1 día, 1 foto, 365 momentos
  12. David Cornejo Flickr: DavidC
  13. Cristina Presmanes Flickr: louboutina’s Photostream
  14. Victor Manuel Pizarro Ciudad-dormida
  15. Iñaki Pérez Fotografiando la Vida
  16. Eugenia Ferradás Uge Ferradás
  17. Lisard Bellod El blog de un perro llamado Pepitu
  18. Marta Aschenbecher Flickr: La peich’s Photostream
  19. Manuel Alqsar Flickr: Alqsar’s Photostream
  20. Manuel Trigo Mouriño Flickr: trigomo’s Photostream
  21. Alfredo J. Llorens Flickr: Alfredo J. Llorens’ Photostream
  22. Yolanda Rozados López Flickr: Kysha Kilroy’s Photostream
  23. Yoleidy Carvajal Flickr: yoleidycarvajal’s Photostream
  24. Lucas Geuna Flickr: lucasgeuna’s Photostream
  25. Iván Vargas García Flickr: Ivanscoma’s Photostream
  26. Pedro J. Pacheco Flickr: Pedro J Pacheco’s Photostream
  27. Sara Alegre 2+9=5
  28. Raquel Acereda Flickr: _RäK€_
  29. David Garcia Ferreiro El gusano quiere volar
  30. Jaime Orcajo Flickr: Jaime Orcajo’s Photostream
  31. Gels Caletrío Rubio Strawberry Fields
  32. Elisabeth Gómez Flickr: Photos & Video from Mandarine bleue
  33. Yaiza Velazquez Flickr: Watermelon_sunrise91’s Photostream
  34. Bea Lestrange Sunset Camera
  35. Jota Rodríguez Flickr: Sr. J.R.’s Photostream
  36. Veruska Maceiras Flickr: Veruska 666’s Photostream
  37. Juan Romero Benítez Mi rincón en la red
  38. Javier Gil Flickr: J Gil’s Photostream
  39. Andrea Fernández Gracia Solistacompañadahorradora
  40. Javier Tapia Fungus Interruptus
  41. Eneko García Eneko García Fotografía
  42. Paula Fernandez Flickr: Paula/kasansass’ Photostream
  43. Sara Sao Flickr: SaraSao’s Photostream
  44. Mariela Báez Flickr: makabara’s Photostream
  45. Elena Buenavista EnfoQues
  46. Eduardo J. Merino Latierro la bitakora de un navío hundido
  47. Txema Campillo 1/4 de ambiente
  48. Josu Gomez Desde mi roble
  49. Ana Pino Allí estuve yo
  50. Victor Rivera Vargas Flickr: locodelospitus’s Photostream
  51. Jose Kalvo Lopez Flickr: Қд∟vОĐ∑ﺃﮐĢΠﻜ’s Photostream
  52. Lucía Fernández ¿Dónde está Lucía?
  53. Natalia Osuna Miradas, palabras y susurros…
  54. Paty Beleña Calado Flickr: *Patricia Beleña* Photography’s Photostream
  55. David Ramos Flickr: DAVID RAMOS “Darwin”‘s Photostream
  56. Luis Rodríguez Flickr: lhuiso’s Photostream
  57. Zai Aragon Zai Aragon [blog]
  58. Alberto Rodriguez Zumito
  59. Raúl Hernández González Raúl Hernandez Fotografía
  60. David Hernandez fotoALAVISTA
  61. Sergio Bejar Sergio Photo Book
  62. Jesús F. Rosas Flickr: Quintinillo’s Photostream
  63. Juan Olver Flickr: Juan Olver’s Photostream
  64. Raquel Climent Raquelandia
  65. Juan Francisco Sanchez Flickr: JFSAL’s Photostream
  66. Rosa Turkita Flickr: ROSA TURKITA’s Photostream
  67. Maria Bravo
  68. Yiyo Cubero Flickr: qbro2’s Photostream
  69. Puerto Blazquez Flickr: fotosp’s Photostream
  70. Rocio Alegre Flickr: SKARTXA’s Photostream
  71. Markus San Fragmentos Escritos
  72. Alegria Salvador Rodriguez Flickr: straysayu
  73. Judith Rivero Travelling Dijuca
  74. Cati Mayol Flickr: Miss Keito
  75. Beatriz Orduña Flickr: Beatrizor
  76. Juan Julián Caro Sancho Flickr: Julián Caro
  77. Unai Elorza Flickr: Elorzaunai
  78. Goodnight Whitenight Flickr: Leidlo
  79. Xavier Torras Xavito | Photographer
  80. Miguel Paéz Blog en comprimidos
  81. Felix Bernet Felix Bernet

Mis fotos sirven para enseñar

Agradable sorpresa la que me llevé hace unos días mirando mis estadísticas en Flickr… pequeño pico, y un origen sorprendente: el Instituto Nosa Señora dos Ollos Grandes (curioso nombre), que resulta estar en Lugo. ¿Y eso? Rastreando un poco, el origen de los enlaces vienen de la parte de su intranet dedicada a “aula virtual”… y aunque en principio me pide una contraseña, resulta que tiene habilitado el acceso para invitados… total, que consigo llegar al origen final de los enlaces. Y resulta que el profesor Gabino González ha seleccionado varias de mis fotos para ilustrar una práctica con GIMP (un software de retoque digital, como Photoshop pero con la diferencia de que es software libre). De alguna forma llegaría a las fotos que he ido haciendo con mi “tienda de luz”, y le pareció que le iban bien para enseñar a sus alumnos a hacer selecciones y recortes, así que ha asignado una foto a cada uno para las prácticas.

En fin, ya he comentado que este tipo de cosas me hacen ilusión. Pensar que tus fotos no se quedan ocultas en un cajón (físico o virtual), sino que hay otras personas que las ven, que les llama la atención, y que deciden (dentro de la lógica, el sentido común y el respeto al autor) usarlas. Da gusto.

Así se hizo… la niña voladora

Bueno, parece que mi contribución al “reto fotero” de la semana pasada fue bastante bien acogido (lo cual, claro, me congratula enormemente). Ha habido gente que me ha preguntado “cómo la hice”… así que nada, lo cuento.

Cuando vi el tema elegido para este reto (recordemos que eran fotos relacionadas con “ingravidez”) enseguida me vino a la cabeza la idea de utilizar el photoshop para hacer un montaje cuyo resultado hiciera parecer que alguien estaba “flotando” en el aire. La técnica es muy sencilla, y se trata de tomar dos fotos de la misma escena (con la cámara en la misma posición, a ser posible en un trípode para asegurar que el punto de vista no cambia, y con los mismos ajustes y condiciones de iluminación). En la primera de ellas, sólo se saca el fondo. Y en la segunda, se saca el elemento “volador” que en realidad está sostenido por otro elemento “sujetador”. Después, con el programa de retoque, se funden las dos imágenes recortando de la segunda al elemento “sujetador”… cuyo hueco es ocupado por la imagen “de fondo”, dando la impresión de que efectivamente el elemento “volador” está flotando en el aire.

Pensé en varias posibilidades (por ejemplo yo mismo subido a una silla o a una escalera de mano, o sentado en una pequeña banqueta haciendo como que meditaba…) pero luego pensé en aprovechar que todavía puedo lanzar a mi hija por los aires para conseguir un resultado más aparente. El objetivo era lanzarla pero que debajo de ella se viese un hueco lo suficientemente grande como para que diese esa impresión de ingravidez “real”… lo cual implicaba “quitarme de enmedio”. Así que aunque técnicamente la niña no iba a estar sujeta, en realidad había que eliminar igualmente al “elemento sujetador” (lanzador, en este caso). Luego, la idea creció para intentar rodear a la niña con varios juguetes (repitiendo la técnica descrita) dando la sensación de que ella estuviese flotando entre peluches.

En fin, ésta era la idea. Sin embargo, me fui encontrando con algunos inconvenientes:

  • El encuadre: actualmente sólo tengo un objetivo fijo de 50 mm. Y de cara a hacer las fotos en interior… se me quedaba un poco escaso. Mi primera idea era tomar una visión bastante amplia del salón, con la niña cerca del techo… pero sin un angular, me resultaba difícil. Al final encontré este contrapicado, que permitía dar la sensación de cercanía al techo (con la referencia de la bombilla, la puerta…), a la vez dejar un espacio amplio debajo de la niña (para reforzar la idea de “no hay nada que la sujete”) y, de “bonus”, tener una mejor perspectiva de su cara.
  • La iluminación: siendo foto de interior, hacía falta iluminación extra. Porque, aunque mi cámara se defiende bien con ISO alto, al lanzar a la niña era muy importante “congelar” el movimiento (con un tiempo de exposición corto). Así que monté dos flashes… pero me costó mucho encontrar un equilibrio adecuado entre ambos. Y además, con dos flashes era muy difícil que no se colara alguna sombra inoportuna en la escena (mis brazos, los propios brazos de la niña…). Al final, opté por un único flash (rebotado a la zona abuhardillada del techo, y disparado de forma remota) que creo que no quedó mal del todo
  • La consistencia de la iluminación: una de las cosas que pueden ocurrir con flashes baratos (como el que estaba usando yo) es que, con la misma configuración puedan existir “ligeras” (o no tanto) variaciones de iluminación entre una toma y otra. Y en este caso, donde fusionar dos imágenes era clave, pues era un inconveniente. Nada que no se pudiese solucionar en el retoque (modificando la exposición de cada toma por separado hasta igualarlas, y jugando con las máscaras de capa a la hora de fusionar zonas donde, pese a todo, se notase alguna variación)
  • Eliminar al “sujetador”: aunque en este caso la niña no estaba sujeta realmente por mí, sino que se trataba de lanzarla, mi posición en la foto resultaba un poco problemática. Y es que no me podía separar demasiado (tampoco se trata de jugar con la seguridad de la modelo; no me daba demasiado tiempo a lanzarla, encoger los brazos y volverlos a extender para recogerla, y que la foto se hiciese en el momento justo), y encima tenía que estar en primer plano (entre la cámara y la niña) si quería que ella saliese de cara. Para colmo, la perspectiva del contrapicado hacía que, aunque yo lanzase a la niña bastante arriba, la distancia percibida por la cámara no era tanta. Y dado que el objetivo era que en ningún caso ni mis brazos ni mi cabeza tapasen nada de la niña (para poder recortarme de forma limpia)… nos costó unos cuantos “vuelos” conseguirlo. Menos mal que a ella todo le hacía mucha gracia.
  • Más juguetes: en la idea original había más juguetes que en el resultado final. De hecho, hicimos varias fotos con juguetes volando por los aires que, idealmente, tendrían que haberse sumado a la fiesta (simplemente replicando la técnica anteriormente descrita). Pero a la hora de la verdad, cuando fui a hacer el montaje, la mayoría de ellos estaban en mal sitio: o le tapaban demasiado a la niña, o se concentraban varios en una misma zona… Si hubiese dispuesto de más tiempo, tendría que haber ido viendo dónde hacían falta juguetes y haber ido tirándolos en esas zonas. Pero el “tirador” era mi hijo mayor que ni tiene un master en “tirar juguetes a un sitio concreto”, ni tiene paciencia como para repetirlo 20 veces. Y mientras, la “modelo voladora” andaba correteando por medio (su madre estaba ayudando al “tirador”). Total, que no hicimos ni demasiadas, ni demasiado bien planificadas. Así que cuando fuimos a hacer el montaje, la mayoría no me servían y opté por reducirlo a las dos Kittys (que en realidad es la misma en dos vuelos diferentes) que eran las que mejor quedaban.
  • La superposición de objetos: una de las claves, a la hora del montaje, es conseguir que no se note la superposición de unas imágenes con otras. De la niña con el fondo no era problemático (es un fondo muy fácil de fusionar), pero otros elementos (los juguetes al superponerse entre sí, y a la niña) sí obligaban a trabajar con paciencia el “recorte” (jugando con la máscara de capa) para un resultado realista. Al final, la mayoría de los objetos superpuestos fueron eliminados (ver punto anterior), y en el resultado final sólo hay una pequeña parte del peluche que se superpone con el pijama de la niña y donde era necesario este trabajo. Pero vamos, que antes de descartar el resto lo hice con otros más complicados.

Y bueno, básicamente esto es todo. Realmente, nada demasiado complicado de hacer. Pero la verdad es que bastante resultón. Yo, al menos, quedé satisfecho :)

Flying Kitty Trio

Aquí están, el “Flying Kitty Trio”. Nerea volando por los aires, acompañada de sus dos amiguitas preferidas. ¡Menuda panda!

Con esta foto, participo en el #retoenelaire, una iniciativa de “Retos de la familia fotera” que es un grupo de aficionados a la fotografía que cada x semanas publica un reto/propuesta para hacer una foto con una temática determinada. En esta ocasión, la temática era “ingravidez”. Y oye, si hay que sacar del trastero la máquina anti-gravitatoria para hacer la foto, pues se saca. Anda que no se lo pasó bien la niña sobrevolando el salón. Eso sí, poco rato, que la máquina chupa mucha electricidad, y ya dice el Gobierno que hay que ahorrar.

(Actualización: si alguien tiene interés por el “cómo se hizo” la foto… he hecho un post explicándolo)

La lista de organizadores y demás participantes en el reto, para que podáis ver los distintos enfoques que se le han dado a la misma temática, son:

Organizadores (Familia Fotera)

Participantes (por orden de Inscripción)

Retocando por zonas

Aprovechando que mi hermana me ha pedido que le eche una mano con una foto (la foto es suya, del Castillo de la Mota en Medina del Campo), he estado practicando con el “retoque por zonas“. Una de las posibilidades que nos brindan los programas de retoque es que, en vez de aplicar una serie de ajustes de forma homogénea a toda la foto, podemos aplicar distintos ajustes a distintas zonas previamente seleccionadas de la imagen. Así, podemos tratar cada zona de la manera más apropiada posible, y con los matices que sean necesarios. Por ejemplo, en la foto que ilustra el post, se trataba de darle un poco más de vida al cielo: para ello habría que hacer un ajuste de niveles bastante fuerte que, al ser aplicado también sobre el castillo, estropearía esa parte de la imagen. Así que la solución es el tratamiento por zonas: aislar el cielo para poder aplicarle ese ajuste sin que afecte al resto de la imagen.

La herramienta fundamental para hacer esto son las máscaras de capa. Con ellas, es posible definir qué zonas se van a ver afectadas por un determinado ajuste, y cuáles no. Y para definir correctamente las máscaras de capa, hay que trabajar bastante con las herramientas de selección. El objetivo es ser capaz de separar unas zonas de otras, de la forma más ajustada posible. Algo que es sencillo cuando estamos hablando de formas geométricas, o de cortes muy claros, pero que se complica más cuando hay zonas de transición, elementos muy detallados (como aquí los árboles, por ejemplo, etc.)… en fin, que lleva un rato.

Una vez creadas las máscaras de capa, el reto es definir los ajustes que vamos a aplicar a cada zona… y conseguir obtener el resultado que buscamos en cada una de ellas sin perjudicar la “credibilidad” del conjunto. Esto ya es una cuestión más de sensibilidad que de “matemáticas” (dentro, por supuesto, de los gustos de cada cual).

En definitiva, que aunque sea una tarea laboriosa y muy manual (y que por lo tanto no podemos hacer para todas y cada una de nuestras fotos, porque nos volveríamos tarumba), de vez en cuando podemos recurrir a ella para trabajar una foto concreta y obtener resultados más llamativos que los que conseguimos simplemente con la cámara. En este post de Chase Jarvis explican cómo lo hicieron ellos para una de sus fotos: la diferencia entre el original y el resultado final salta a la vista.