Jugando con la profundidad de campo

Cuando cambié de equipo fotográfico me quedé un poco “huérfano” de objetivos. De hecho, ahora sólo tengo uno, un 50 mm… pero eso sí, muy luminoso; alcanza unos “escalofriantes” 1.4. Esto quiere decir que puedes abrir muuucho el diafragma. Con un doble resultado: posibilidades de hacer fotos con poca luz ambiente (ya que al tener […]